Poco a poco nos hemos ido acostumbrados a la idea del Internet de las cosas, entendido como la comunicación M2M (máquina con máquina), y que hace posible que diversos aparatos interconectados puedan comunicarse unos con otros.